AvaTrade banner 970x250.gif

QUÉ SON LOS COMMODITIES

Actualizado: 17 ago 2021

Si quieres entrar en el mundo financiero de los commodities, aquí te contamos de que se tratan.


¿A qué se le llama Commodities?


Cada vez que escuchas esta palabra quizás te estás imaginando algo mucho mas complejo de lo que en realidad es. Los commodities no son más que materias primas con poco o nada de transformación que pueden tanto consumirse por si mismas como utilizarse en la elaboración de otros productos.


La principal característica es que entre sí las materias primas de igual tipo o clase son muy similares. En otras palabras, no importa el origen ni la ubicación de esa materia prima. En su esencia será el mismo elemento, con pocas particularidades que le pueden ser otorgadas por aspectos naturales del lugar donde se ubica, por ejemplo.



¿Qué Tipos de Commodities Existen?


Usualmente podemos clasificar a los commodities en los siguientes tipos:


  • Agrícolas: son los que se cultivan en la tierra y tales como trigo, maíz, azúcar, cacao, soya, avena, cebada, café. Aquí también se incluye el ganado en pie. Se les llama commodities blandos o renovables ya que se pueden volver a cultivar una vez que se los extrae de la tierra.

  • Energéticos: son los que se usan como recurso para elaborar productos industriales. Aquí se incluyen petróleo crudo y refinado, carbón, gas natural, entre otros. A estos también se les llama commodities duros o no renovables. Su cantidad es finita, por lo que se convierten en un bien escaso por definición.

  • Metales: aquí se incluyen el oro, plata, platino (son los llamados metales preciosos) y el cobre, litio, aluminio, hierro, zinc (los llamados metales básicos), entre otros. Al igual que los energéticos, también entran dentro de los llamados commodities duros.



¿Cómo Varían los Precios de los Commodities?


Los precios de los commodities varían, como cualquier otro bien, principalmente por la relación entre la oferta y la demanda. Una buena oferta contribuye a un precio bajo, mientras que una excesiva demanda fomenta un precio alto. En el caso de los commodities particularmente, muchas veces la oferta puede verse afectada por razones climáticas por ejemplo. Es decir, si se da una época de sequía que afecte la producción de determinados cultivos, estos experimentarán una baja en la oferta que, aunque la demanda no se modifique, presionará al alza de los precios.


Por este motivo, los precios de los commodities pueden ser extremadamente volátiles dependiendo de factores climáticos, tensiones en los mercados internacionales o condiciones económicas del entorno. Por este motivo son tan atractivos para los inversores, ya que altas volatilidades siempre implican posibilidad de generar ganancias considerables (y también pérdidas, por supuesto)



¿Cómo se puede Invertir en Commodities?


En función a lo que hemos venido mencionando en este artículo, seguramente la primera opción que te imaginas es adquirir o comprar físicamente alguna de estas materias primas. Claramente es una alternativa pero si lo piensas un momento te darás cuenta que adquirir físicamente un commodity puede volverse algo sumamente difícil tanto desde su comercialización, como su almacenamiento. ¿Te imaginas acumulando toneladas de trigo mientras esperas a que su precio suba para venderlas? ¿No parece algo muy escalable no?


Como en cualquier otro activo, afortunadamente hay otras formas de invertir en commodities.


  1. Puedes hacerlo a través de un Fondo de Inversión o ETF (Exchange Traded Funds) que tenga como activos subyacentes a determinados tipos de materias primas. Haciendo esto te aseguras de estar invirtiendo de forma diversificada en varios commodities al mismo tiempo, tienes alta liquidez para recuperar tu inversión cuando lo desees y estarás obteniendo una rentabilidad que estará ligada, en su mayor parte, a la evolución del precio de esos commodities.

  2. Puedes comprar acciones de compañías relacionadas con el rubro de los commodities con los que quieres operar. Ejemplo, si quieres invertir en petróleo puedes comprar acciones de cualquier compañía vinculada con extracción/comercialización de petróleo en todas sus formas.

  3. También puedes operar con futuros de commodities. ¿Cómo funciona esto? En un contrato futuro de commodities lo que haces es acordar con una contraparte una determinada transacción con una fecha futura, en la cual intercambiarán el bien en cuestión o se operará por diferencias (esto último es lo más habitual considerando el caso de los commodities). Por ejemplo, puedes entrar en un contrato para comprar 10 toneladas de soya dentro de 3 meses a determinado precio. Cuando llegue esa fecha, si el precio de la soya es superior al precio acordado. cobrarás la diferencia entre ambos precios multiplicada por la cantidad de toneladas de soya del contrato. A la inversa, si el precio disminuyó en relación al precio acordado, deberás pagar la diferencia.

  4. Por último, otra opción es invertir en commodities a través de CFDs (Contratos por Diferencia). Al igual que el punto anterior son contratos futuros, pero en este caso se trata de un instrumento que replica el movimiento del activo subyacente. Es decir, siguiendo con el ejemplo anterior, si crees que el precio de la soya va a subir, lo que harás será entrar en CFDs comprando x cantidad de contratos. Luego, cuando lo creas conveniente, cerrarás la posición en esos contratos, realizando la operación inversa (en este caso venderías) y la ganancia o pérdida estará determinada por la diferencia de precios al entrar y salir de esa inversión. Los CFDs no hacen más que transformar la compra física en nocional, operando por diferencia de precios y simplificando muchísimo la operatoria.


Como en el caso de cualquier otro activo financiero, para invertir en commodities a través de acciones, futuros, ETFs o CFDs, debés abrir cuenta con un broker que haga de intermediario para que puedas realizar la transacción. (Aquí puedes ver más detalles sobre como operar con distintos brokers)

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo